Cuentos + Taller: Historias de Chicos

En Agosto compartimos cuentos e historias en las que los protagonistas son chicos.

El Jueves 6 de Agosto leímos el cuento “La Planta de Bartolo” de Laura Devetach en el Libro La Torre de Cubos.

Y ahí nomas nos pusimos a imaginar con los chicos que otras cosas nos gustaría sembrar, cosechar y compartir… como Bartolo.

Surgieron ideas muy disparatadas:

Una planta de arañas – Joaquín, 3 años

Un árbol raro, se siembra no sé con qué… – Emilia, 7 años

Una planta de arcoíris – Francina, 5 años

Una planta de Helados… de flores… de caca… de mariposas

Un árbol enamorado que se planta con un poema de amor y crece al hacerlo reír…

Los chicos dibujaron y escribieron y pensaron que si plantamos palabras podríamos tener un árbol de libros para leer hasta quedarnos dormidos…

El Jueves 13 de Agosto seguimos leyendo cuentos con chicos. Como estábamos cerca del día del niño comenzamos a hablar sobre los regalos, recibir regalos, pedir regalos…

Entonces escuchamos la canción “Marcha de Osias” de María Elena Walsh.

Después leímos el cuento “Regalo Sorpresa” de Isol.

Luego, nos pusimos a pensar que otros regalos nos gustaría recibir… que cosas que no se compran con dinero…

Y nos quedamos pensando… y dibujando y compartiendo ideas que eran arcoiris, y cajas de caramelos, y alas, y una plaza con hamacas…

 

Anuncios

Agosto Mes del Niño Lector #LETRASPOSTA

Actividad para el sábado 22 de AGOSTO: Presentación del Pequeño Club de Escritores y sus Juegos de Escritura. #letraspostaportada_letras_face

Invitamos a los niños de todas las edades y a sus familias a participar de la presentación del Proyecto: “Pequeño Club de Escritores” y sus Juegos de Escritura.

La actividad plantea postas con diferentes juegos que tienen por objetivo incentivar a los niños para que escriban sus propios textos. Los juegos utilizan distintas estrategias, apelando a los sentidos, las emociones y la imaginación, para que los niños puedan pensar, crear y compartir sus historias, rimas, textos, poemas o frases.

El proyecto “Pequeño Club de Escritores” se pensó en el marco del trabajo que realiza el Rincón Infantil en la Promoción de la Lectura que es pensada además como la promoción de la Literatura entre los chicos de la ciudad. Este proyecto quiere acompañar de la mano al Proyecto de “La Valija” del Rincón que en su viaje itinerante lleva libros literarios a las escuelas de toda la ciudad.sabado29_pequeñoclubdeescritores_face

El Pequeño Club de Escritores se crea como un conjunto de juegos con el objetivo de incentivar la escritura espontánea, imaginativa y literaria de los niños. Algunos de los juegos se presentan como disparadores de ideas, a través de imágenes –como el #dadocuenta y #elpayador – a través de palabras –como #sobresapalabrados y el #susurradordehistorias –; otros invitan a trabajar desde lo lúdico –como el dominó #rimasqueriman y el #cebadordehistorias –. Así como la Valija tiene por lema “Leer X Leer” el Club lleva por lema “Escribir X Escribir”, buscando despertar en los niños, mediante el encuentro lúdico, el placer por la escritura y el uso de la lengua y las palabras para expresarse.

EscribirXEscribir se refiere al placer de la escritura creativa, la que nos acerca a los sentimientos, propios y ajenos. La que nos llena de imágenes sensoriales y estéticas, nos conmueve, nos atrapa, nos invita a navegar en mundos imaginarios, únicos y libres. Escribir para expresarnos, para ser felices.

Escribir y hacer de este verbo un juego, que la creación y el deseo de transmitir “algo” sea parte de aquello con lo que jugamos y disfrutamos en la infancia.

Escribir enseña precisamente a escribir. Solo se puede aprender a escribir escribiendo. Con este planteo creemos que para que el niño se inicie en la aventura de escribir, solo es necesario el espacio y el estímulo para volcar en papel todo el caudal de historias maravillosas que tienen en su haber.

Los niños poseen innato el espíritu de descubrimiento, tienen la facilidad de intentar nuevas cosas, iniciar nuevos proyectos y participar entusiastamente en todo aquello que se les proponga. Consecutivamente, la lectura conduce al descubrimiento y el descubrimiento despierta la curiosidad y a la curiosidad las ganas de aprender y esto muta en las ganas de transmitirlo.

Este espacio especial pretende habilitar un lugar de escritura libre, un momento de recogimiento para los niños que deseen hacerlo. Es una actividad alternativa que va a estar dispuesta en el rincón infantil durante todo el año, actividad no obligatoria, sino solo para aquellos que se sientan cómodos con ella.

Se prevé dentro de la actividad el compartir una merienda con los niños.

Algunos de los Juegos del Club  #LA RIMADOMINA – #EL DADOCUENTA  – #EL RULETÓN

11933472_992039894190795_4461679495720312248_n11888057_990617527666365_2504246298955146726_n11217552_991313990930052_1994512476901738344_n

Así lo vivimos junto a los chicos de Río Tercero:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jornadas Cedilij 2015 – Poesía Riesgo y Abrazo

El 12 y 13 de Junio asistimos  a las Jornadas de Cedilij 2015, dadas en llamar: Poesía – Riesgo y Abrazo.

Aquí van las crónicas que salieron como resultado de la experiencia, para contar, para explicar, para compartir la experiencia vivida.

Conferencia de Iris Rivera – Vivir en Poesía

Hoy comenzaron las jornadas 2015 – poesía riesgo y abrazo organizadas por el Cedilij en la ciudad de córdoba.
Este año estas jornadas configuran un espacio donde pensar, debatir y encontrarse con la poesía, sus desafíos, sus cruces, los encuentros posibles, los silencios que hay que nombrar.
El inicio se realizó con un homenaje a Laura Devetach quien recientemente fue nominada para el premio Hans Christian Andersen, el premio de lij más importante a nivel internacional.
Para la apertura de la jornada Susana Allori, presidenta de Cedilij, enfatizó en la necesidad de recuperar la poesía en la escuela y en la vida. “Arriesgarse a la poesía para que nos abrace” dijo Susana, como una invitación y un desafío.
Susana nos propone repensar la poesía en la escuela y recuperar la literatura en la escuela fuera de las directrices didácticas y pedagógicas. Recuperar la poesía como arte, como placer poético. Porque la poesía nos une de una manera única, a través de los sentidos y las emociones, que todos compartimos. Somos iguales dentro del poema, porque el poema nos abarca, nos incluye, somos el poema. Porque, parafraseando a Luara Devetach, “Todo cabe en el poema. Ningún sentimiento le es ajeno a la poesía”.
La conferencia inaugural estuvo a cargo de Iris Rivera, escritora y poeta. Laura Escudero al presentarla fue contundente y dijo: “Iris vive en estado de poesía y eso no se ve todos los días”.
Iris Rivera hablo desde los sentidos, cantando y contando poesía, que es la forma más sincera de hablar. Y el auditorio se llenó de olores y de colores, de sonidos y palabras, que ya no eran palabras, eran piedras
y hierba,
rosetas de pururú
y fuego
y agua,
y botellas donde cabe el mar.
Iris habló de la poesía no ya como un texto escrito en forma de verso en una hoja, en un libro, en un estante de la biblioteca. Hablo de la poesía como un estado que nos invade, al que llegamos, algunos antes otros después, para sumergirnos.
Para leer un poema hay que releer el poema:
“Leer escuchando
una y otra vez,
una y otra vez,
una y otra vez,
hasta que estalla la poesía”.
Encomendó a quienes trabajan en las aulas o como mediadores de lectura a animarse al riesgo de leer poesía, de invitar poesía, de convidar a los otros el poema. “Nunca trates de explicar el poema. Contá, lee, ofrecé poesía” dijo. Porque la poesía se siente y se vive, y eso no se explica, no se enseña, no puede ser evaluado. Por eso en el aula no se puede esperar que todos los alumnos vivan la poesía de la misma manera o en el mismo momento. El estallido que nos inunda de poesía se produce de manera individual, única, irrepetible.
La poesía habla más de mí que la estoy leyendo que de ella misma. Cuando uno es capaz de sentir ese estallido poético propio, entonces es capaz de ofrecer a los otros de una forma sincera el encuentro poético.
La jornadas nos invitan a vivir en estado de poesía, hemos aceptado el desafío.

por Carolina Pittinari

Convite de poesía con Yolanda Reyes.

De pronto el tiempo ya no era el tiempo del hoy.
Nos fuimos a la infancia.
Sentados con la rodillas cerca de la cara.
El sol entraba y no, calentaba y no. Frío de aula vacía.
Y el silencio del poema antes de nacer.
Verde pizarrón, blanco tiza, en tu saco,
todos los colores.
Y no eran palabras, no era verso, ni letras, ni tinta, ni papel.
Eran sonido, eran acento, eran voz,
eran vos.
“Otra vez”, se escuchó, entonces
la poesía volvía.
Como péndulo
tu voz, tus gestos, tu cuerpo eran uno en el poema.
“Otra vez”, se escuchó, entonces
la poesía volvía.

Por Carolina Pittinari.

Taller el lenguaje de las cosas. Una aproximación al resplandor poético de los objetos.

Dictado por Laura Escudero, Juliana De Diego y Flavia Caminos.

Fue un taller lleno de silencios. Varios objetos cuidadosamente seleccionados y palabras.
Palabras que se decían,
y se repetían
y se multiplicaban.

Extrañamiento
No lenguaje
Objetos
Singularidad
Poesía.

Hay ahí, en el centro una mesa de objetos.

Los objetos que dejan de ser y se transforman en el verso del poema. Los poemas de María José Ferrada

Yo elegí la naranja.
Redonda
brillante
jugosa.
Evocando las sobremesas al sol del invierno. Y el olor de la infancia en las manos que siempre tiene olor a tierra y naranjas.

Todas las elecciones son así, azarosas y deliberadas. Todas evocaban la infancia, el hogar, las manos de la abuela o la madre. Como sí todos quisieras volver a ese lugar del no lenguaje. A la quinta existencia como explica Laura en las palabras de Quignard Pascal.

Pensar el lenguaje poético de las cosas es abordarlas por afuera de las palabras que la nombran, abandonando el lenguaje utilitario, los lugares comunes, los límites.
Es ver en un plato un mar, la luna de queso, un pañuelo una carta, un ropero un prado florecido.
Es dejarnos abrazar por las cosas del poema como si fueran otras cosas, nuevas, desconocidas, ajenas, que vienen a colmarnos.

Por Carolina Pittinari

Julio Cortazar – También escritor para niños

SilvalandiaContinuamos celebrando los 100 años del nacimiento de Julio Cortázar y compartiendo textos de Cortazar que fueron escritos y reeditados  para niños.

Hablar de un libro ilustrado con texto de Cortázar invita a recordar: “Silvalandia” (Buenos Aires, Editorial Argonauta, 1984). En este librito, difícil de conseguir hoy en las librerías argentinas, los textos cortazarianos dialogan con los dibujos de su amigo y tocayo: Julio Silva.

Si las criaturas de Silvalandia son coloridas y se divierten, también sin duda se divierten los artistas que las inventaron, con sus nombres y sus acciones, y se divierten quienes las miran y las leen. El lector convocado por ambos artistas es alguien “que franqueará sonriendo la frontera de Silvalandia donde los aduaneros son azules y no miran nunca las maletas, solamente los ojos y los labios”. El mayor peligro de Silvalandia: el lector puede convertirse en niño a cada paso de página. Y quedarse para siempre en esa tierra, agarrado de Julio con la mano izquierda y agarrado de Julio con la mano derecha. Cómo no va usted a correr un riesgo tan cariñoso. [Contraportada de la edición de Santillana, S. A. (Alfaguara), 1996]

Julio Silva decidió instalarse en Silvalandia y retratarla, para que Julio Cortázar se la pusiera en palabras. El resultado, más que un libro, es una civilización entera, donde viven elefantes con todos los derechos ciudadanos en regla y peces a cuyos amos jamás se les ocurriría dejarlos en una pecera cuando salen a pasear. Igual que carteles pintados por una esfinge e interpretados por un Edipo platense que veía crecer la hierba donde nunca pudo crecer la hierba.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Concentración en la lectura

Los cuatro bufones del señor de Silvalandia me están mirando. Fingen jugar entre ellos y con el pájaro Emilio, pero sé muy bien que apenas trato de volver a estas líneas ellos me clavan sus ojos implacables y perturban mis bien ganadas recreaciones.

Está visto, con gente así no se puede estar del otro lado. Ahora el pájaro Emilio pasa a manos del bufón del jardín, mientras los otros sonríen como a la espera de que yo me distraiga y entre casi sin saberlo en sus juegos; es evidente que hay lugar de sobra en el palacio, que me acogerán y me enseñarán sus artes y sus funciones; apenas me descuide y deje de concentrarme en lo que leo, en esto que les irrita porque me separa de ellos, puedo precipitarme a la desgracia, fulminantemente absorbido por el embudo de sus ojos.

Ah, pero no pasaré al jardín, no me dejaré atrapar por el rojo bufón de los buzones, por el pequeño hipocampo a quien el señor confía las burbujas y las cerraduras; sobre todo huiré de ti, enorme bufón lengua afuera, encargado del gorro del sueño, de los negocios que exigen elocuencia y mentira. Seguiré leyendo sin distraerme, sabiendo que me están mirando, que el pájaro Emilio se prepara a saltar a mi hombro. Jamás se lo permitiré; nunca seremos cinco en Silvalandia. Julio Cortázar

Fuente:

http://nadiesalvoelcrepusculo.blogspot.com.ar/2012_10_01_archive.html

http://www.imaginaria.com.ar/2010/03/discurso-del-oso/

 

 

Julio Cortazar – También escritor para niños

 

aplastamiento-de-las-gotasContinuamos celebrando los 100 años del nacimiento de Julio Cortázar y compartiendo textos de Cortazar que fueron escritos y reeditados  para niños.

“El Aplastamiento de las gotas” es el segundo cuento de Cortázar elegido para formar parte de la colección Libros del cordel, que apunta a reunir textos que la crítica o la tradición literaria atribuyen al “canon adulto”, ilustrados especialmente por talentosos artistas. Originalmente “Aplastamiento de las gotas” fue originalmente publicado en el libro “Historias de Cronopios y de Famas” (1962), agrupado también dentro de “Materiales plásticos”.

Las gotas de lluvia son las protagonistas de este relato intimista del célebre escritor argentino Julio Cortázar que Elena Odriozola, a través de sus ilustraciones, entremezcla con los sentimientos de amor y desamor de una pareja contagiada por la melancolía de la atmósfera que les rodea.

La recreación realizada por la ilustradora Elena Odriozola es un extraordinario ejercicio de resematización del relato deJulio Cortázar. Odriozola imagina una pareja, un hombre y una mujer, como personajes principales de esta historia y descubre, en esa descripción tan visual que el narrador realiza sobre la lluvia, una sugerente y misteriosa historia de amor. Las imágenes juegan un papel central, de hecho la tipografía del texto que acompaña cada ilustración es extremadamente pequeña e imperceptible, casi que podría leerse el texto tan solo a partir de las imágenes. Hay un delicado trabajo de acercamientos y alejamientos entre los personajes, esos seres de aspecto tímido y ensimismado. Se buscan, se ignoran, se reencuentran, se acarician, se alejan, se distraen, se acompañan; marchas y contramarchas, en un devenir de tensiones y distensiones corporizadas magistralmente en el minucioso tratamiento de los gestos de esos dos seres que observan entre cuatro paredes cómo cae la lluvia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Video montaje del cuento Aplastamiento de las gotas, il. por Elena Odriozola y con la voz en off de Julio Cortázar leyendo. (Laberinto de las artes, 2008). Hay que señalar que las ilustraciones y la narración se bastan a sí misma para generar emoción a partir de la melodía del relato, sin necesidad de ninguna otra música incidental.

 

EL APLASTAMIENTO DE LAS GOTAS

Yo no sé, mira, es terrible cómo llueve. Llueve todo el tiempo, afuera tupido y gris, aquí contra el balcón con goterones cuajados y duros, que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro, qué hastío. Ahora aparece una gotita en lo alto del marco de la ventana; se queda temblequeando contra el cielo que la triza en mil brillos apagados, va creciendo y se tambalea, ya va a caer y no se cae, todavía no se cae. Está prendida con todas las uñas, no quiere caerse y se la ve que se agarra con los dientes, mientras le crece la barriga; ya es una gotaza que cuelga majestuosa, y de pronto zup, ahí va, plaf, deshecha, nada, una viscosidad en el mármol.
Pero las hay que se suicidan y se entregan enseguida, brotan en el marco y ahí mismo se tiran; me parece ver la vibración del salto, sus piernitas desprendiéndose y el grito que las emborracha en esa nada del caer y aniquilarse. Tristes gotas, redondas inocentes gotas. Adiós gotas. Adiós.

Julio Cortázar

Fuente:

http://portal.educ.ar/debates/contratapa/recomendados-educar/aplastamiento-de-las-gotas.php

http://elencuadernador.blogspot.com.ar/2011/05/aplastamiento-de-las-gotas.html

 

 

Julio Cortazar – También escritor para niños

Cortazar-Oso_portada

Continuamos celebrando los 100 años del nacimiento de Julio Cortázar y compartiendo textos de Cortazar que fueron escritos y reeditados  para niños.

“Discurso del oso” es una coedición de editorial Alfaguara y Libros del Zorro Rojo, e inaugura en este último sello la colección Libros del cordel, que apunta a reunir textos que la crítica o la tradición literaria atribuyen al “canon adulto”, ilustrados especialmente por talentosos artistas. Originalmente Cortázar escribió este microrelato en 1952 y se lo dedicó a los hijos de su amigo, el pintor y poeta Eduardo Jonquières. Más tarde ese texto acabaría integrando Historia de cronopios y de famas, publicado en 1962.

Esta reciente y póstuma edición por separado de Discurso del oso, en gran formato, para niños, podría pensarse como el primer libro de Cortázar con estas características. Sin embargo, fueron habituales las ocasiones en las que Cortázar realizó trabajos en complicidad y colaboración con artistas plásticos, así como también frecuentó y cultivó la mirada infantil, a través de su particular exaltación de la fantasía y del juego.

“Discurso del oso” es la historia de las andanzas de un oso que vive y se desplaza por las tuberías de un edificio, narrada desde el punto de vista del protagonista. Desde esa perspectiva observa la vida cotidiana de las personas que habitan en esos compartimentos de las grandes urbes. Sin que nadie parezca advertir su existencia el oso mira la intimidad de sus rutinas domésticas e interviene en la vida de esos seres solitarios repartiendo gestos de humanidad.

El ilustrador del ceunto Emilio Urberuaga  imagina un oso de color rojo, un detalle que sin figurar en el texto, remarca el carácter onírico y fantástico de la narración. El oso de Urberuaga es un oso rojo, intenso, recortado sobre un brillante fondo amarillo. Un oso que se afirma despreocupado y juguetón en su naturaleza imposible, onírica. Los colores contrastan, transmiten vitalidad y dinamismo; como el personaje del texto, gozoso habitante de las escondidas tuberías de una casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Yo vi siempre el mundo de una manera distinta, sentí siempre, que entre dos cosas que parecen perfectamente delimitadas y separadas, hay intersticios por los cuales, para mí al menos, pasaba, se colaba, un elemento, que no podía explicarse con leyes, que no podía explicarse con lógica, que no podía explicarse con la inteligencia razonante.” Julio Cortázar

 

Fuente:

http://portal.educ.ar/debates/contratapa/recomendados-educar/discurso-del-oso.php

http://www.imaginaria.com.ar/2010/03/discurso-del-oso/

http://www.puroscuentos.com.ar/2010/04/cortazar-para-ninos.html

 

Julio Cortazar – También escritor para niños

04-postales-01

Hoy 26 de Agosto celebramos el centenario del nacimiento de Julio Cortázar.  Escritor, traductor e intelectual. Se lo considera uno de los autores más innovadores y originales de su tiempo, maestro del relato corto y la prosa poética. Vivió casi toda su vida en Argentina y buena parte en Europa. En 1951 se instaló en París, ciudad en la que ambientó algunas de sus obras.

A los seis años fue abandonado por su padre. Tal vez por eso, Cortázar creció sin muchas defensas y se la pasó entre una enfermedad y otra. Pero sí que le sacó provecho a estar enfermo: leyó y leyó. Imaginó e imaginó. Empezó a visualizar su realidad a través de las ventanas de sus propias alucinaciones. Todo lo que imaginaba lo ponía en sonetos, poemas y pequeños cuentos. Tan bien escribía a los nueve años, que los adultos no creían que él era el autor de los textos que mostraba.

Sólo una persona que amaba desentrañar laberintos desde niño, podría reinventar la vida desde la literatura como él lo hizo. “Mi tiempo y mi espacio era distintos”, confesó sobre su infancia. Esa que vivió en Banfield: “Banfield era para un niño un paraíso, porque mi jardín daba a otro jardín. Era mi reino”.

 

Cortazar fue un fantástico escritor que siendo adulto nunca olvidó su ser niño ni el juego.  Es por eso que nos convoca a captar la “literatura como juego” porque tener un libro entre tus manos es un “instante de milagro en que te has salido del tiempo, en que te has salido del espacio”.

Celebrando el nacimiento de este gran escritor los invitamos a compartir textos de Cortazar que fueron reeditados para niños.

Decía Cortázar: “Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de la calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en
la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta”.

 

Fuente:

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/un-tal-julio-cortazar-articulo-512770

http://lanubecultura.wix.com/lanube