Cuentos para la hora de Dormir

“Cuando sea grande”, de Elsa BornemannArghavan Khosravi

DERECHOS DE LA INFANCIA: AUTONOMÍA Y PROTECCIÓN

“¿Qué vas a ser cuando seas grande?”, me pregunta todo el mundo. Y aparte de contestarles: “Astrónomo” (o “colectivero del espacio”…, porque nunca se sabe…), tengo ganas de agregar otra verdad: “Cuando sea grande voy a tratar de no olvidarme de que una vez fui chico. ”

Recuerdo que –cuando aún concurría al jardín de infantes–mi tía Ona me contó un cuento de gigantes. Después me mostró una lámina en la que aparecían tres y me dijo:
–Los gigantes sólo existen en los libros de cuentos.

–¡No es cierto! –grité– ¡El mundo está lleno de gigantes!

¡Para los nenes como yo, todas las personas mayores son gigantes!

A mi papá le llego hasta las rodillas. Tiene que alzarme a upa para que yo pueda ver el color de sus ojos… Mi mamá se agacha para que yo le dé un beso en la mejilla… En un zapato de mi abuelo me caben los dos pies…

¡Y todavía sobra lugar para los pies de mi hermanita!

Además, yo vivo en una casa hecha para gigantes: si me paro junto a la mesa de la sala, la tabla me tapa la nariz…

Para sentarme en una silla de la cocina debo treparme como un mono, y una vez sentado, necesito dos almohadones debajo de la cola para comer cómodamente.

No puedo encender la luz en ningún cuarto, porque no alcanzo los interruptores. Ni siquiera puedo tocar el timbre de entrada. Y por más que me ponga de puntillas, ¡no veo mi cara en el espejo del baño!

Por eso, ¡cómo me gusta cuando mi papi me lleva montado sobre sus hombros! ¡Hasta puedo arrancar ramitas de los árboles con sólo estirar el brazo!

Por eso, ¡cómo me gustaba ir al jardín de infantes!
Allí hay mesas, sillas, armarios, construidos especialmente para los nenes.

Las mesas son “mesitas”; las sillas son “sillitas”; los armarios son “armaritos”…

¡Hasta los cubiertos son pequeños y mis manos pueden manejarlos fácilmente! También hay una casita edificada de acuerdo con nuestro tamaño. Si me subo a un banco, ¡puedo tocar el techo!

Sí. Ya sé que también yo voy a ser un gigante: cuando crezca.

¡Pero falta tanto tiempo!

Entre tanto, quiero que las personas mayores se den cuenta de que hoy soy chico, chiquito, chiquitito.

¡Chico, chiquito, chiquitito, en un mundo tan grande!

De gigantes. Hecho por gigantes.

Y para gigantes.

FIN ✿◕‿◕✿

© Elsa BornemannFuente: Cuento con Vos. Cuento sobre tus derechos. (pdf)

Programa Nacional por los Derechos de la Niñez y Adolescencia. Ministerio de Educación de la Nación Argentina

Ilustración: Arghavan Khosravi

A dormir calentitos, mañana les traemos otro cuentito!

¿Querés leer más? visitá www.bibliopequeitinerante.blogspot.com 

Anuncios

Cuentos para la hora de Dormir

NO EXISTE UN DÍA MÁS HERMOSO QUE EL DÍA DE HOY de Elsa Bornemann
Lauren Kim

La suma de muchísimos ayeres forma mi pasado.Mi pasado se compone de recuerdos alegres… tristes…

Algunos están fotografiados y ahora son cartulinas donde me veo pequeño, donde mis padres siguen siendo recién casados, donde mi ciudad parece otra.

El día de ayer pudo haber sido un hermoso día…

Pero no puedo avanzar mirando constantemente hacia atrás.

Corro el riesgo de no ver los rostros de los que marchan a mi lado.

Acaso el día de mañana amanezca aún más hermoso…

Pero no puedo avanzar mirando sólo el horizonte. Corro el riesgo de no ver el paisaje que se abre a mi alrededor.

Por eso, yo prefiero el día de hoy. Me gusta pisarlo con fuerza, gozar su sol o estremecerme con su frío, sentir cómo cada instante me dice: ¡Presente!

Sé que es muy breve, que pronto pasará, que no voy a poder modificarlo luego ni pasarlo en limpio… Como tampoco puedo planificar demasiado el día de mañana: es un lugar que todavía no existe.

Ayer, fui. Mañana, seré. Hoy, soy. Por eso, hoy te digo que te quiero…

hoy te escucho…

hoy te pido disculpas por mis errores…

hoy te ayudo…

hoy comparto lo que tengo…

hoy me separo de ti sin guardarme ninguna palabra para mañana…

Porque hoy respiro, transpiro, veo, pienso, oigo, sufro, huelo, lloro, trabajo, toco, río, amo…

Hoy.

Hoy estoy vivo.

Como tú.

© Elsa Bornemann

¸¸.•*¨❤¸¸.•*¨•.¸¸¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

“El niño envuelto” Elsa Bornemann. Editorial Alfaguara.

Ilustración: ©Lauren Kim

A dormir calentitos, mañana les traemos otro cuentito!

¿Querés leer más? visitá www.bibliopequeitinerante.blogspot.com 

Cuentos para la hora de Dormir

“CUELLO DURO” de Elsa Bornemann
Edit Sliacka

— ¡Aaay! ¡No puedo mover el cuello! -gritó de repente la jirafa Caledonia.
Y era cierto: no podía moverlo ni para un costado ni para el otro; ni hacia adelante ni hacia atrás… Su larguísimo cuello parecía almidonado.
Caledonia se puso a llorar. Sus lágrimas cayeron sobre una flor. Sobre la flor estaba sentada una abejita.— ¡Llueve! -exclamó la abejita. Y miró hacia arriba.

Entonces vio a la jirafa.

— ¿Qué te pasa? ¿Por qué estás llorando?

— ¡Buaaa! ¡No puedo mover el cuello!

— Quédate tranquila. Iré a buscar a la doctora doña vaca.Y la abejita salió volando hacia el consultorio de la vaca.

Justo en ese momento, la vaca estaba durmiendo sobre la camilla. Al llegar a su consultorio, la abejita se le paró en la oreja y -Bsss… Bsss… Bsss… —le contó lo que le pasaba a la jirafa.

— ¡Por fin una que se enferma! -dijo la vaca, desperezándose-. Enseguida voy a curarla.

Entonces se puso su delantal y su gorrito blanco y fue a la casa de la jirafa, caminando como sonámbula sobre sus tacos altos.

— Hay que darle masajes —aseguró más tarde, cuando vio a la jirafa—. Pero yo sola no puedo. Necesito ayuda. Su cuello es muy largo.

— Entonces bostezó: -¡Muuuuuuaaa!— y llamó al burrito.

Justo en ese momento, el burrito estaba lavándose los dientes. Sin tragar el agua del buche debido al apuro, se subió en dos patas arriba de la vaca.

— ¡Pero todavía sobraba mucho cuello para masajear!

— Nosotros dos solos no podemos -dijo la vaca.

Entonces, el burrito hizo gárgaras y así llamó al cordero.

Justo en ese momento, el cordero estaba mascando un chicle de pastito.
Casi ahogado por salir corriendo, se subió en dos patas arriba del burrito.

¡Pero todavía sobraba mucho cuello para masajear!

— Nosotros tres solos no podemos -dijo la vaca.

Entonces, el cordero tosió y así llamó al perro.

Justo en ese momento, el perro estaba saboreando su cuarta copa de sidra.
Bebiéndola rapidito, se subió en dos patas arriba del cordero.

¡Pero todavía sobraba mucho cuello para masajear!

— Nosotros cuatro solos no podemos -dijo la vaca.

Entonces, al perro le dio hipo y así llamó a la gata.

Justo en ese momento, la gata estaba oliendo un perfume de pimienta. Con la nariz llena de cosquillas, se subió en dos patas arriba del perro.

— ¡Pero todavía sobraba mucho cuello para masajear!

— Nosotros cinco solos no podemos -dijo la vaca.

Entonces, la gata estornudó y así llamó a don Conejo.

Justo en ese momento, don conejo estaba jugando a los dados con su coneja y sus conejitos.

Por eso se apareció con la familia entera: su esposa y los veinticuatro hijitos en fila. Y todos ellos se treparon ligerito, saltando de la vaca al burrito, del burrito al cordero, del cordero al perro y del perro a la gata. Después, don Conejo se acomodó en dos patas arriba de la gata.

Y sobre don conejo se acomodó su señora, y más arriba también -uno encima del otro- los veinticuatro conejitos.

— ¡Ahora sí que podemos empezar con los masajes! -gritó la vaca-. ¿Están listos muchachos?

— ¡Sí, doctora! -contestaron los treinta animalitos al mismo tiempo.

— ¡A la una… a las dos… y a las tres!

Y todos juntos comenzaron a masajear el cuello de la jirafa Caledonia al compás de una zamba, porque la vaca dijo que la música también era un buen remedio para curar dolores.

Y así fue como -al rato- la jirafa pudo mover su larguísimo cuello otra vez.

— ¡Gracias, amigos! -les dijo contenta-. Ya pueden bajarse todos.

Pero, no señor. Ninguno se movió de su lugar. Les gustaba mucho ser equilibristas. Y entonces -tal como estaban, uno encima del otro- la vaca los fue llevando a cada uno a su casa.

Claro que los primeros que tuvieron que bajarse fueron los conejitos, para que los demás no perdieran el equilibrio…

Después se bajó la gata; más adelante el perro; luego el cordero y por último el burro.

Y la doctora vaca volvió a su consultorio, caminando muy oronda sobre sus tacos altos. Pero ni bien llegó, se quitó los zapatos, el delantal y el gorrito blanco y se echó a dormir sobre la camilla. ¡Estaba cansadísima!

Fin
© Elsa Bornemann
Ilustración: ©Edit Sliacka
¸¸.•*¨❤¸¸.•*¨•.¸¸¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•En: “Lisa de los paraguas” (15 cuentos para chicos – chicos) – Serie morada: A partir de 8 años – Ilustraciones: O´Kif – Editorial Alfaguara – Buenos Aires.

Que tengan  dulces sueños. Mañana otro cuento!

¿Querés leer más? visitá www.bibliopequeitinerante.blogspot.com 

Día del Escritor Argentino –

13 de Junio: Día del Escritor

Desde el Rincón Infantil queremos recordar a los escritores argentinos más destacados.

¡FELIZ DÍA!

 

¿Qué hicimos en el Rincón? – Año 2012

AGOSTO MES DEL NIÑO LECTOR (AGOSTO 2012)

Se realizó una mega tarde de actividades artísticas con espacio para que los niños experimenten: La tecnología, las bellas artes, la literatura y los libros, etc. Y como cierre el Grupo “Mentirita” brindó un homenaje a Elsa Borneman. Además se  compartió la merienda con los niños asistentes. Todas las actividades fueron de entrada libre y gratuita.

2012_1 2012_2 2012_3